Julyanix Ramírez Paulino
Financista

“Nosotros hacemos el trabajo y usted recibe las ganancias”.  (Un creador de una estafa  piramidal)

La era digital ha traído consigo nuevos tipos de inversiones, las cuales han causado más dolores de cabeza que rendimiento para los inversionistas. Lo anterior hace referencia al esquema piramidal, en el cual introducen nuevos participantes para que sean estos quienes generen los beneficios que el inversionista inicial recibirá como rendimiento. Es estupefacto, el número de personas que compran esta clase de propuesta como inversión y construyen una pirámide con la ilusión de que verán el retorno de ese capital invertido.

No todo lo que brilla es oro, y no todo lo que es de fácil acceso es bueno. Es notoria la aceptación que ha tenido este esquema para quienes desconocen que tan delicado puede ser incursionar en la pirámide. Esta inversión tiene elementos que la caracteriza entre las demás, como son:

Fácil acceso a la inversión, sin exigencias. Por una de estas razones es que aumentan los inversionistas en esta pirámide.

Capital con antelación. Evidentemente, los creadores de este negocio velaron por asegurar sus beneficios y es a través de este renglón.

La rentabilidad depende de otros. Parte del trabajo que va a determinar los ingresos por concepto de rendimiento, serán definidos por los nuevos participantes de la pirámide.

No recibirá la rentabilidad por inversión. Justo lo que busca un inversionista no podrá percibirlo por medio de esta inversión.

A modo de exhortación, es fundamental saber discernir entre lo que es una inversión real y lo que es una estafa. Por tal razón, lo conveniente es analizar las oportunidades de crecimiento de capital que sean propuestas e indagar al respecto antes de formar parte del grupo de personas que han sido estafadas. Existen fuentes de información seguras y entidades que sí tienen la capacidad de brindar una inversión por la cual sí merezca la pena aportar capital, y sobre todo que se podrá recibir el rendimiento esperado.

 

 

Deja una respuesta