Julyanix Ramírez Paulino
Financista

“Compra sólo lo necesario, no lo conveniente. Lo innecesario, aunque cueste un solo céntimo, es caro.” (Séneca)

Esta historia inicia con las emotivas fiestas navideñas, en las que las personas en vez de enfocarse en la celebración de la llegada de Jesús a sus hogares, pues les dan mayor importancia al despilfarre económico, ya que el mes de diciembre indica mayores ingresos    respecto a los otros meses del año.

Hay una cuestionante crucial para las finanzas de diciembre: ¿Es una NECESIDAD gastar la Regalía Pascual o Salario 13? Pues no, no lo es, pero usted tiene el poder de determinar si es mejor escatimar o derrochar el dinero. Considere los siguientes puntos al respecto:

  1. Organícese. Antes de que llegue diciembre, específicamente, antes de recibir la regalía pascual programe la distribución del ingreso. Es esencial que clasifique el uso de ese dinero y que lo haga de la forma más calculadora posible, sin filtrar la magnitud de sus emociones por gastarlo en consumos innecesarios.
  2. Por el hecho de que usted recibirá más ingresos que los meses anteriores, pues debe darle valor a ese dinero poniéndolo a crecer haciendo que de alguna forma le genere rendimiento y no dolores de cabeza para enero. En este renglón puede tomar en cuenta destinar un porcentaje aún mayor para sus ahorros, inversiones o algún otro aspecto que le cause tranquilidad financiera como el saldo de deudas o el cumplimiento de metas pautadas.
  3. Plásmelo. Es increíble lo simple que es y lo difícil que se les hace a las personas plasmar lo que realizarán con sus ingresos. Por la misma razón en que siempre aparecerá un pretexto para destinar una cifra de dinero para algo superfluo, se considera que lo más factible es asignarle un nombre. Siempre tenga presente que: “Si no está escrito, no existe”.
  4. Puede ser que se torne un poco cuesta arriba la ejecución de lo planificado pero verá que su cuenta de banco será elocuente ante el cumplimiento de lo plasmado. ¡Y eso sí que le será placentero!

Si bien es cierto que los ingresos son mayores, no es menos cierto que las actividades sociales aumentan. Pero esto no quiere decir que usted no sobrevivirá al mes de diciembre, sino más bien que es un reto para que se demuestre a sí mismo que puede convertirse en alguien financieramente controlado, teniendo la capacidad de discernir entre lo que es necesario y lo que no lo es.

Lo que aún mas debe valorar en esta época navideña es compartir con sus familiares y seres queridos, y sobretodo celebrar el nacimiento de Jesús en sus corazones. ¡Feliz Navidad!

Deja una respuesta